Declaraciónes de Fé para su vida

Declaro

Que yo y mi casa le serviremos al Señor.

Que este año cada uno de mis seres queridos entrará al Reino. Ninguno de ellos será perdido. Gracias Señor, que tu amor rompe toda barrera.

Que por las heridas (llagas) que Jesús recibió por mí, he sido sanado. Si fui sanado, entonces soy sano. De manera que Él llevó mi enfermedad y dolencia, no tengo que soportarla.

Que mi cuerpo pertenece a Jesús. El diablo no tiene derecho a tocar mi cuerpo. Toda enfermedad debe desaparecer. Cualquier enfermedad y dolencia tiene que cesar y desistir en mi cuerpo, en el Nombre de Jesús.

​DECLARO

​Vida, salud y fuerza sobre mi cuerpo físico. El Espíritu de Dios me da vida. El mismo Espíritu que resucitó a Cristo de entre los muertos mora en mí, y dará vida a mi cuerpo mortal.

Que viviré y declararé la gloria de Dios.

Que tengo la mente de Cristo. Mi mente pensará claramente. No se dispersará. Tendré concentración y no me distraeré.

Que escucharé la voz de Dios como nunca y con mayor claridad. La Palabra del Señor será plena para mí. Escucharé Su voz en las horas de la noche y tendré sueños y visiones del Señor. ¡Dios me mostrará las cosas por venir y nada que no sea la bendición del Cielo vendrá sobre mí sin previo aviso!

DECLARO

​Este será el año de la restauración de siete veces de todo lo que el enemigo ha robado de mi vida.

Este año será un año de poseer la tierra.

Creatividad sobrenatural sobre mi vida: Nuevas invenciones, nuevos negocios y la Sabiduría del Cielo.

Que este es un año de la gracia y el favor divino sobre mi vida. Este es el año de las puertas abiertas. Caminaré a través de lo que Dios me ha llamado a hacer.

DECLARO

Cancelación de deudas de manera sobrenatural. Gracias, Señor que te has revelado en mí como El Shaddai, el Dios que es más que suficiente. Este será un año de avance tras avance y rompimiento tras rompimiento.

Que este año nada me detendrá. Nada se apoderará de mí. Lo único que tendrá posesión de mi este año es el Espíritu de Dios.

Puertas abiertas, promociones, contratos, ventas, empleos y oportunidades. Reprendo el estancamiento. Este año no voy a girar mis ruedas para quedarme en el mismo lugar. Este será mi mejor año.

Que seré proactivo. No voy a procrastinar. Terminaré lo que comienzo.

Declaro

Fuerza sobrenatural en mi matrimonio. No habrá división en mi familia. Estaremos en acuerdo total, unidos en armonía, con un propósito, un objetivo, un enfoque, una meta y una visión.

Que no habrá vientre estéril ni aborto espontáneo entre nosotros. Gracias por los hijos, nietos y bisnietos.

Que caminaré en la protección sobrenatural de Dios como nunca. Moraré en el lugar secreto del Altísimo y permaneceré bajo la sombra del Todopoderoso. Los ángeles del Señor estarán a mi alrededor y me protegerán.

Que este será el año de la mesa del banquete que está delante de mí en presencia de mis enemigos. Mi taza está llena y rebosando.

DECLARO

Que ningún plan del enemigo contra mi vida prevalecerá. Todos los planes del diablo están siendo descifrados en este momento. Veo a los que mienten y esperan por mí. Escucho a los que conspiran en mi contra, y no me atraparán desprevenido. Si el enemigo cava una zanja para mí, él mismo caerá en ella.

Que ninguna arma formada contra mí prosperará. Cada lengua que se levante contra mí en juicio, demostraré que está en el mal. Esta paz, rectitud, seguridad y triunfo sobre la oposición, es la herencia de los siervos del Señor. Esta es la justicia y la vindicación que he obtenido de Él.

Que pertenezco a Jesús y ya he derrotado y vencido al enemigo, porque Jesús, que vive en mí, es más grande y poderoso que el que está en el mundo.

Que estoy ungido con aceite fresco. El gozo del Señor me sostendrá y será mi fuerza. De mi vientre, fluirá el río de Dios.

Que mis ojos verán lo que otros no ven, y mis oídos escucharán lo que otros no oyen. Tengo acceso a información interna que viene directamente del trono de Dios.

DECLARO

Que he tengo la gracia para recibir finanzas sobrenaturales; porque la riqueza de los impíos es puesta para el justo.

Que este año el favor de Dios está conmigo fuertemente. Debido a que soy diligente, me presentaré ante grandes hombres.

Que este es un año de lluvia Celestial que viene sobre mí. Un año de bendición en todas las áreas de mi vida.

Que todas las áreas de mi reputación, que han sido robadas por el enemigo, están siendo restauradas, más grandes que nunca.

Que este será un año de los deseos de mi corazón que se avecinan, mientras me deleito en el Señor.

X
X