Conozca a sus Líderes

Conozca quiénes son sus líderes. Sus líderes están en un nivel más alto y es por eso que son líderes. El capítulo 6 y 7 del libro de Josué habla acerca de los muros de Jericó, en donde los hijos de Israel levantaron la fe para derribar esos muros. Ustedes (Pastores) están edificando la fe de sus líderes. Como podemos ver en la historia, los muros de Jericó fueron derribados y se hizo una condición. Josué 6:19 (RVR1960) dice, Mas toda la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro, sean consagrados a Jehová, y entren en el tesoro de Jehová.

Hubo una persona que no obedeció la condición que Dios puso, y esa persona fue Acán. Dios dijo, “no tome el oro o la plata o los recipientes de bronce y hierro” pero Acán los tomó. Acán trajo una maldición a los hijos de Israel. Aunque pareciera estar bien en ese momento, no lo estaba. Un precio sería pagado. Una persona trajo una maldición a los hijos de Israel. Josué 7:1 (RVR1960) Pero los hijos de Israel cometieron una prevaricación en cuanto al anatema; porque Acán hijo de Carmi, hijo de Zabdi, hijo de Zera, de la tribu de Judá, tomó del anatema; y la ira de Jehová se encendió contra los hijos de Israel.

Los hijos de Israel no vieron los resultados de lo que Acán hizo hasta que fueron a la siguiente batalla en Hai. En esta batalla los hijos de Israel perdieron 36 hombres en comparación con Jericó, en donde los hijos de Israel ganaron derribando los muros.

Ustedes saben que ellos todavía estaban llenos de fe después de la victoria en Jericó y, sin embargo, ahora no podían tomar un lugar tan pequeño como Hai. Josué se postro sobre su rostro y Dios le dijo, “Levántate; ¿por qué te postras así sobre tu rostro? Israel ha pecado, y aun han quebrantado mi pacto que yo les mandé; y también han tomado del anatema, y hasta han hurtado, han mentido, y aun lo han guardado entre sus enseres. Por esto los hijos de Israel no podrán hacer frente a sus enemigos, sino que delante de sus enemigos volverán la espalda, por cuanto han venido a ser anatema; ni estaré más con vosotros, si no destruyereis el anatema de en medio de vosotros.” (Josué 7:10-12 RV1960).

Pastores, solo se necesita una persona o líder para detener el crecimiento de su iglesia. Asegúrese de no tener un espíritu de Acán entre sus líderes. Sepa quiénes son sus líderes; ellos son responsables de mantenerse a un nivel más alto. Todas sus oraciones y trabajo duro pueden ser en vano si tiene un espíritu de Acán entre sus líderes.

Pregúntese lo siguiente:

  1. ¿Se ha escrito la visión y está en manos de sus líderes? (Sólo puede haber una visión.)

  2. ¿Pueden sus líderes estar en desacuerdo con la visión y aun así someterse (sujetarse) a la visión?

  3. ¿Se está observando la visión para ver que se esté respaldando?

​Visión

Habacuc 2:1-3 (RVR1960) “Sobre mi guarda estaré, y sobre la fortaleza afirmaré el pie, y velaré para ver lo que se me dirá, y qué he de responder tocante a mi queja. Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella.  Aunque la visión tardará aún por un tiempo, más se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.”

Usted no puede esperar que sus líderes sigan la visión si no está delante de ellos. La Biblia nos dice que escribamos la visión y cuando llegue la visión, no se tardará; será como un: “¡BOOM, aquí está!”

¿Está listo para el crecimiento? La razón por la cual la Biblia dice que se tardará es porque Dios quiere asegurar que su pueblo esté bien cuidado. Se trata del Reino y no de la Iglesia, porque Jesús es la Iglesia y la cabeza de la Iglesia.

Mateo 6:33 (RVR1960) dice, “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” La palabra “BUSCAR” en la Biblia Amplificada en inglés dice “Enfocarse en, como objetivo; Apuntar hacia una meta” y “esforzarse detrás de”. La gente no va a entrar a la iglesia hasta que vayamos tras ellos. Tenga un domingo del Día de la Visión, y en este día recoja una ofrenda especial para la visión de la iglesia.

​Sólo Una Visión

Al decir que una casa dividida no puede permanecer en pie, Jesús ilustra el hecho de que el éxito se basa en el acuerdo o en la armonía. Esto es algo que vemos en la vida diaria. Ya sea una máquina, un equipo deportivo, un partido del gobierno o hasta la propia mente, las cosas deben colaborar y funcionar juntas para poder lograr algo o llevarlo a cabo. La Biblia dice que, “El hombre de doble ánimo es inestable en todos sus caminos.” (Santiago 1:8 RVA2015). Pablo también apela a las iglesias para que no haya divisiones entre los creyentes (1 Corintios 1:10).

De hecho, las iglesias siempre deben estar unidas en su juicio y propósito, evitando a personas que causen divisiones o creen obstáculos contrarios a la doctrina sólida (Romanos 16:17). Los cristianos no deben pelear o discutir, sino que deben estar unidos sobre una comprensión común acerca de la verdad. “Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía.” (Salmos 133:1)

Dios ordena la unidad entre los creyentes porque una vez el conflicto entra en medio de cualquier asamblea o entidad, inevitablemente la productividad y la utilidad se detienen, toda la organización se debilita, y se convierte vulnerable a los ataques del enemigo. Como dice Jesús, “Todo reino dividido contra sí mismo queda devastado y no hay casa que permanezca, si internamente está dividida.” (Lucas 11:17)

El asegurar que la casa no esté dividida depende de los líderes a su alrededor. Ningún líder debe unirse o participar en conversaciones con personas que hablen en contra de la visión de la casa. Pastores, recuerden que Dios no puede respirar sobre Su casa si Su casa no está en orden.

¿Pueden sus líderes estar en desacuerdo con la visión y aún así someterse (sujetarse) a la visión?

Hebreos 13:17 (NBLA) Obedezcan a sus pastores y sujétense a ellos, porque ellos velan por sus almas, como quienes han de dar cuenta. Permítanles que lo hagan con alegría y no quejándose, porque eso no sería provechoso para ustedes.

Necesitamos enseñar a los líderes lo que significa no estar de acuerdo y al mismo tiempo cumplir la visión de la casa. Los líderes pueden decir que están de acuerdo con la visión, sin embargo, cuando el Pastor no está alrededor entonces ellos no están de acuerdo. Al hacer esto, el líder está sacando la semilla de la tierra en la cual el Pastor está tratando de sembrar. Como resultado, el Pastor trabajará muy fuerte para encontrar líderes perfectos que él / ella nunca encontrará.

Si los pastores cambiaran su enfoque y acercamiento, verían que funciona mucho mejor. Está bien no estar de acuerdo con la visión y aun así someterse a la misma. Usted podría preguntar: ¿Y cómo se hace esto? Primeramente, sea sincero sobre cómo se siente. Todo líder debe ser capaz de expresar cómo se siente. Este tipo de reunión tendría lugar a puerta cerrada. Cuando un líder dice que todo está bien, pero realmente no lo está, ahí es donde se equivoca. Desde una apariencia externa todo puede verse bien, pero por dentro, donde Dios puede oír, no está bien. ¡Una casa dividida creará problemas entre todos!

Desde un aspecto externo, los líderes pueden parecer estar de acuerdo con la visión, pero la pregunta es, ¿qué es lo que hay en sus corazones; o qué hay adentro? Dios nos conoce desde nuestro interior, por lo tanto, Dios conoce los asuntos del corazón. Siempre se sabe cuándo un líder o líderes no respaldan su visión. Cuando el negativismo proviene de sus líderes y dicen: “Sabía que no funcionaría”, este líder o líderes nunca respaldaron su visión desde un principio. En su corazón siempre tuvieron la disposición de sacar la semilla del suelo antes que fuera sembrada. Lo que debieron haber dicho es, “lo intentamos, e hicimos todo lo que pudimos hacer”.

X
X